Las redes sociales o comunidades digitales llegaron para quedarse, y cambiaron muchos los ámbitos del día a día, por eso son muy útiles al momento de lanzar movimientos políticos.
Comunidades digitales en política

Pero son tantas estás comunidades digitales, que en realidad no es fácil determinar en cuáles de ellas se pueden usar para lanzar movimientos políticos de forma efectiva.

Al lanzar movimientos políticos se corre dos riesgos, el primero no diseñar una Infraestructura digital adecuada y el segundo seleccionar la comunidad digital equivocada y perder tiempo, dinero y esfuerza a la vez que se genera frustración.

El primer problema se soluciona diseñando previamente el mapa de la infraestructura digital. Mientras que el segundo se resuelve estudiando los potenciales miembros de la organización como un público objetivo.

¿Que es la infraestructura digital, como se conforma y cuál es su función?

Como su nombre lo indica la infraestructura digital es la edificación virtual del movimiento político. Se trata de hacer o construir un edificio digital de la organización articulando en ellas las diferentes comunidades digitales.

Está tarea de se debe hacer de la mano del estudio del público objetivo, una vez se conozcan las comunidades digitales que más usa este se debe hacer un mapa en el cual el centro es el sitio web de la organización, que debe tener un blog que funciona como periódico digital oficial. En este sitio debe existir una acceso solo para personal de responsabilidad y confianza de la organización.

Luego están las aplicaciones de mensajería en las cuales están los líderes de la organización. Estás aplicaciones de mensajería deben ser tanto las que usa el público objetivo como aquellas de poco uso pero a los cuales son invitados personas seleccionadas como líderes locales o sectoriales afines al discurso del movimiento político.

Un tercer nivel está constituido por aplicaciones de mensajería y grupos de redes sociales en los que participan los tenientes o personas de menor rango de la organización en conjunto con público objetivo captado en los siguientes niveles.

En un cuarto nivel están los perfiles y cuentas de comunidad digitales creados para divulgar el contenido de marca del movimiento político. En estos contenidos se debe dar a conocer las emociones centrales de la organización e invitar a ampliar sobre ellas en los niveles más centrales.

De igual manera se puede generar otro nivel en el que se incluyan a periodistas, influenciadores y generadores de opinión, que ayude a generar posicionamiento y marco político.

Política de las emociones

En la infraestructura digital se propone cambiar el discurso de las ideas por uno centrado en la política de las emociones.

En último lugar de la infraestructura digital están las cuentas, perfiles, y grupos de comunidades digitales identificadas con temas o tópicos amplios, por ejemplo el nombre de la ciudad o región o el nombre del sectores sociales, gremios. En estos se debe publicar contenido general que capte el interés de la mayor cantidad de personas.

La infraestructura digital así confirmada es una estructura en red que permite la divulgación de la información del movimiento político, a la vez que recopila información sobre los intereses de público objetivo y capta los fans y superfans que han de formar parte del movimiento.

¿Cómo determinar las comunidades digitales del movimiento político?

Para determinar cuales son las comunidades digitales más apropiadas para lanzar un movimiento político se debe cumplir ciertos pasos, a saber:

1. Identificar el público objetivo del movimiento político

2. Conocer las comunidades digitales más usadas por el público objetivo

3. Estudiar las opciones de comunidades digitales para lanzar el movimiento político

4. Definir cuáles son las comunidades digitales que formarán la infraestructura digital del movimiento

Si se cumplen estos pasos será más efectiva la acción de lanzar el movimiento político, ya que se evitaría el lanzamiento en una comunidad digital que no esté acorde con los gustos, preferencias y costumbre de los potenciales miembros de la organización.

Cuáles son las principales comunidades digitales para lanzar movimientos políticos.

Se parte tres criterios necesarios:

A) Pueden usarse otras otras comunidades digitales a parte de las antes mencionadas,

B) Seleccionar varias y no solo una comunidad digital,

C) Monitorear el crecimiento orgánico de cada una.

Los pasos que se deben ejecutar para determinar cuál de todos estas comunidades digitales son las más apropiadas son:

1. Identificar el público objetivo del movimiento político

Antes de hacer la selección de las comunidades digitales para lanzar el movimiento político es necesario conocer sus objetivos y saber a que segmento de la población va dirigido.

Una tarea puntual es segmentar a la población para definir ese público objetivo.

Existen movimientos políticos que son de fines muy específicos, como por ejemplo organizaciones de minorías o partidos ecológicos.

Lo importante es saber el tipo de movimiento que es para conocer los segmentos de simpatizantes, el potencial militante de la organización, y las personalidades que pueden encajar en el propósito del grupo político que se pretende lanzar.

También es necesario saber si se busca una organización de ámbito nacional, provincial, estatal o local.

Una vez definida tanto la ideología como el ámbito territorial se debe establecer las características del público objetivo. Para ello se pueden usar herramientas como el mapa de empatía o mapa de audiencia.

Con el mapa de empatía se puede conocer sobre las principales aspiraciones y preocupaciones del sector o segmento poblacional que se quiere captar para el movimiento político.

Si se trata de varios segmentos es muy recomendable hacer un mapa de audiencia para cada uno.

En este paso lo importante es conocer las emociones y sentimientos que movilizan a los segmentos para definir bien el público objetivo del movimiento político.

2. Conocer las comunidades digitales más usadas por el público objetivo del movimiento político

Ya se identificó el público objetivo del movimiento político ahora hay que conocer los medios o canales digitales que usa con más frecuencia, y cuáles usa con menor frecuencia.

Para ello hay que investigar en cada red social usando palabras claves que se generan del paso anterior.

Por ejemplo, si se trata de un público objetivo local o regional la búsqueda debe realizarse usando las palabras claves de la ciudad o región o del gentilicio que crea identidad en el segmento.

Si en cambio es una minoría se usan palabras claves que lo vincule, por ejemplo un segmento feminista puede identificarse con «legalización del aborto» o si es un segmento conservador usaría la frase clave «no al aborto».

Las opciones son muchas aquí y van a depender de las características del segmento. La tarea es hacer, como ya se dijo, una búsqueda en cada una de las comunidades digitales mencionadas, así como en el buscador de Google.

Se debe crear un archivo excel en el que se clasifica y organiza por comunidad digital la cantidad de resultados. A su vez, en otro archivo de texto se guardan los enlaces de los resultados.

En las diferentes comunidades digitales se pueden encontrar en la búsqueda una variedad de resultados, en redes como Facebook se encuentran perfiles, grupos, páginas, publicaciones. Mientras que en redes como Twitter o Instagram se pueden encontrar perfiles y hashtags.

Los hashtags son muy usados en las diferentes comunidades digitales, y la cantidad de publicaciones es clave al momento de definir cuál es la más frecuentada por el público objetivo.

Igualmente la información de las interacciones de publicaciones que aparecen en las búsquedas es un dato relevante para saber cómo se mueve el contenido que le interesa al público objetivo.

3. Estudiar las opciones de comunidades digitales para lanzar el movimiento político

Una vez se conocen las comunidades digitales más frecuentadas por el público objetivo se deben estudiar las opciones que estás facilitan a los usuarios.

Interesa aquí saber:

– es posible crear páginas y a la vez perfiles, o solo perfiles,

– se puede hacer publicidad,

– existen herramientas para medir (la métrica),

– cuáles son las pautas de la comunidad digital en cuanto a contenidos,

– se usan hashtags,

– cuáles son los contenidos más aceptados

Esto evita errores en el uso de la red social. Por ejemplo, en Twitter, Instagram y LinkedIn se puede mencionar a otro usuario con el signo arroba (@) pero en Facebook se hace la etiqueta de otra forma.

Hay redes que permiten el trabajo colaborativo por medio de los grupos, los cuales facilitan organizar audiencias en torno a ejes temáticos con los cuales se debe identificar al grupo.

También es importante saber las pautas de las comunidades digitales para el manejo de marcas registradas. El proyecto de un movimiento político debe incluir el registro de la organización, lo que incluye su nombre, siglas, colores y logo que deben incluirse en la comunidad digital.

La información que aquí se genera permite elegir cuáles son las mejores opciones en funciones deben tomarse en cuenta posteriormente.

4. Definir cuáles son las comunidades digitales que formarán la infraestructura digital del movimiento político

Se entiende por infraestructura digital al conjunto articulado de sitios digitales que forman el andamiaje del movimiento político.

Así como en el pasado reciente un movimiento político creaba una sede que podía funcionar en una casa o edificio, en la actualidad una organización política crea su propia sede en internet, por medio de la infraestructura digital.

En la infraestructura digital del movimiento político el centro es el sitio web de la organización, las bases de esta son las comunidades digitales desde donde se captan los simpatizantes y nuevos militantes.

Luego de estudiar el público objetivo y las comunidades digitales más usadas por esta se eligen las que deben formar parte de la estructura digital.

Por ejemplo si se selecciona Facebook se escogen cuáles funciones de esta se usarán, a saber: grupos, página, perfiles.

Si se escoge Twitter o Instagram se deben crear los perfiles que representen al movimiento y los diferentes hashtags que serán usados siempre en sus contenidos durante el lanzamiento de la organización.

Igual se deben definir los números de teléfono usados en WhatsApp y Telegram, y la forma cómo estás aplicaciones de mensajería instantánea se integran tanto a las otras comunidades digitales como al centro de la infraestructura digital.

Sin lugar a dudas, gran parte del activismo digital y la movilización se debe basar en el uso de las aplicaciones de mensajería por excelencia (Whatsapp y Telegram), y gran parte de la estrategia digital debe ir orientar a usar estos canales para viralizar el mensaje y movilizar.

Conclusiones.

Un movimiento político debe actualmente lanzarse usando Tecnopolítica, y para ello, las comunidades digitales y todas las plataformas

Un movimiento político debe actualmente lanzarse usando Tecnopolítica, y para ello, las comunidades digitales y todas las plataformas que lo hagan ser más eficiente, moderno y conectado, pero en combinación con actividades de presencia real.

Las comunidades digitales permiten conocer las personas afectas al mensaje y proyecto del movimiento político, por ende su uso adecuado debe combinarse con la selección de las personas que pueden ser promotoras de la organización en su terreno; y no solo suscribir el uso digital a la propaganda.

La comunidad digital también implica la recolección de información para mejorar las estrategias de la organización.

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.