2024, un año a prueba para la democracia

Un breve contexto

Tiempos convulsos recorren el mundo, esta podría ser una de las premisas que mejor defina la situación actual. En diferentes rincones del planeta se mantienen conflictos a diferente escala, en otros, las tensiones políticas entre partidos radicales amenazan la estabilidad de la democracia interna. Por no hablar de aquellos conflictos y tensiones que, por su magnitud e involucrados, no solo ponen en vilo la estabilidad regional y mundial, sino también el orden económico global. Al respecto, no solo nos referimos al conflicto que estalló entre Israel y Palestina desde octubre del año pasado. También a los que persisten, como la guerra en Ucrania, el conflicto en Sudan, o las tensiones que amenazan regiones como el estrecho de Taiwán, el Mar Rojo o los Balcanes.

A este panorama hay que sumar el creciente avance de movimientos y partidos de orientación política radical, sobre todo en el espectro de derecha. Así como una profunda apatía y descontento democrático que se refleja en la población en general. Lo cual, tiene como consecuencia, una completa falta de confianza en las instituciones y una enorme vulnerabilidad frente a la manipulación mediática y tecnológica a través de fenómenos como la desinformación y las fake news. En definitiva, la democracia y la estabilidad que se ha forjado en occidente después de la II Guerra Mundial, penden hoy más que nunca de un hilo. En ese orden, este año será decisivo para saber hasta qué punto, la solidez de nuestros valores democráticos serán capaces de hacer frente a la crisis. 2024 será un año electoral por excelencia, según algunos analistas, el año con más elecciones de la historia. Veamos dónde, cuándo y qué está en juego en los diferentes comicios que se celebrarán al rededor del planeta. 

2024, un año a prueba para la democracia

Cerca de la mitad de la población mundial irá a las urnas

Por diversas coincidencias, en 2024, cerca del 49% de la población mundial acudirá a las urnas para elegir sus representantes en diferentes niveles. A lo largo de los cinco continentes se desarrollarán elecciones presidenciales, parlamentarias, locales, y supranacionales para el caso europeo. Es una situación atípica que no se presentaba desde finales del siglo XVIII, cuando se introdujo el sufragio universal. La cita mundial con la democracia, como el principal régimen de gobierno a nivel planetario, supone, según algunos expertos, una prueba de fuego para las instituciones establecidas.

Tal como lo afirma Kevin Casas Zamora, del Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral, “es muy probable que esta ola electoral hará aún más visible la tendencia al deterioro en la calidad de la democracia, aun en democracias muy consolidadas”. Al mismo tiempo, está claro que lo que se defina en las urnas afecte notablemente el desenlace de los conflictos actuales, la activación de otros y la estabilidad geopolítica.

¿Quiénes y qué se elegirá?

Este año se desarrollarán elecciones generales en países como Estados Unidos, India, México, Sudáfrica, Reino Unido, Indonesia, Pakistán, Panamá, República Dominicana, Ruanda, Mozambique, Uruguay, Namibia, Croacia, Macedonia del Norte y Rumanía. A ello se suman elecciones presidenciales en Rusia, Venezuela, Finlandia, Azerbaiyán, Islandia, Indonesia, Senegal, Croacia, Argelia y Eslovaquia. Hasta el momento, países como Taiwán y El Salvador, que también conformaban esta lista, ya han definido sus nuevos mandatarios, optando en ambos casos por la continuidad.

Por su parte, se celebrarán elecciones parlamentarias en Portugal, Corea del Sur, Irán, Bangladesh, Bélgica, Austria, Mongolia, Botsuana, Mali, Bielorrusia, Georgia o Lituania. En el panorama local, habrá elecciones regionales y municipales en países como Australia, Alemania, Canadá, Turquía, España, Polonia, Brasil, Chile o Bosnia y Herzegovina. Como se observa, es bastante amplio el espectro de regiones y países que acudirán a las urnas, de modo que, lo que se decida, tendrá un impacto indudable en la correlación de fuerzas a nivel mundial y en la estabilidad del panorama global.

¿Cuáles son los comicios más decisivos y qué está en juego?

América Latina

Tanto Latinoamérica como Norteamérica celebrarán elecciones generales y presidenciales este año. En el primer caso, los comicios más decisivos estarán en cabeza de Venezuela y México. El régimen de Nicolás Maduro busca un tercer mandato, y pese a no existir todavía una fecha clara, se cree que competirá por la presidencia con la representante de la oposición María Corina Machado. Por lo pronto, el chavismo ha hecho públicas sus intenciones de seguir gobernando “por las buenas o por las malas”, tal como lo aseguró Maduro en los últimos días en un acto de conmemoración realizado a la memoria de Hugo Chávez. Por su parte, la oposición pide garantías y observación electoral ante unas elecciones que se plantean a contra reloj por parte del régimen actual.

En el caso de México, se trata de unas elecciones inéditas, donde, indudablemente, se elegirá a la primera mujer presidenta en la historia de ese país. Por el lado oficialista, Claudia Sheinbaum encabeza las intenciones de voto, al tiempo, es la figura que simboliza la continuidad del proyecto del actual presidente López Obrador. Sheinbaum competirá con Xóchil Gálvez, la candidata del frente opositor y conservador, quien busca darle un giro a las políticas de la izquierda en el poder.

elecciones 2024

Norteamérica

En Norteamérica, el escenario no es menos interesante, EE. UU., una de las principales potencias mundiales y una de las democracias más sólidas del planeta, acude a las urnas en noviembre para definir su nuevo presidente. Lo más excéntrico de esta elección se centra en la intención del expresidente Donald Trump de repetir mandato. Trump enfrenta actualmente una serie de acusaciones civiles y litigios federales por incitar el asalto al Capitolio en 2021, luego de conocerse los resultados de las elecciones de ese año.

Por lo tanto, de avalarse y efectuarse su participación, es muy probable que la legitimidad democrática de las instituciones norteamericanas esté en juego. Al mismo tiempo, estas elecciones serán decisivas para el mundo entero por el peso geopolítico que tienen los norteamericanos en el desarrollo de conflictos y tensiones como las de Israel – Palestina, Rusia – Ucrania, Taiwán – China, entre otros.

Europa

Aunque se celebrarán elecciones generales y locales en algunos países miembro y exmiembros, el foco electoral de la región está puesto en las elecciones supranacionales. Es decir, las que se realizarán para renovar el parlamento europeo en el mes de junio. El aspecto clave de esta convocatoria, no es nada más y nada menos que la continuidad de los valores socialdemócratas que han caracterizado a la Unión Europea.

Dichos valores se han visto amenazados a lo largo de los últimos años por el auge de movimientos y partidos de extrema derecha en la mayoría de los países miembro. Y a nivel regional, por la presencia del Partido Popular Europeo, una organización de derecha radical con abiertos ideales racistas y xenófobos. En este sentido, temas como la crisis migratoria, la lucha contra el cambio climático, la crisis inflacionaria y económica y el apoyo de los 27, a conflictos como el de Ucrania o Gaza, son los temas centrales en juego.

Además de estos comicios, lo que se defina en países como Austria, Bélgica y Portugal será fundamental para detener, o no, el avance de la extrema derecha a lo largo del continente. Por su parte, el posible giro laborista que se espera en Reino Unido, tras el anuncio anticipado de elecciones por parte de Rishi Sunak, será determinante en términos de los conflictos globales actuales más destacados.

Asia

En lo que refiere al inmenso continente asiático, dos serán las elecciones más decisivas, concretamente, las de Rusia e India. En ambos casos, se trata de potencias emergentes que bastante han confrontado los ideales democráticos occidentales, razón por la cual muchos son escépticos de darle ese adjetivo a los próximos comicios. En el caso de Rusia, Vladímir Putin, fuertemente condenado a nivel internacional por la guerra en Ucrania, buscará asegurar su quinto período de mandato. Putin avanza sin mayor oposición, ya que la figura principal de esta corriente, Alekséi Navalni, sigue encarcelado. Por su parte, la candidatura de Boris Nadezhdin, otro fuerte opositor, ha sido rechazada recientemente por la Comisión Electoral.

En el caso de India, consolidada como la quinta economía más importante del mundo, se llevarán a cabo elecciones generales, que pondrán a prueba la popularidad del actual ministro Narendra Modi, quien aspira a su tercer mandato. Pese a tener una aprobación del 77%, Modi es fuertemente cuestionado por su aplicación estricta y arbitraria del hinduismo. Igualmente, es señalado por excluir y perseguir fuertemente otras minorías religiosas como la musulmana. En cualquier caso, su reelección será decisiva para la consolidación geopolítica de la India como una potencia económica.

Mientras tanto, lo decidido en Taiwán hace pocos días, con la elección de Lai Ching-te, podría representar una agudización de las tensiones con China. Ching-te, miembro del Partido Democrático Progresista, contrario a Pekín y bastante cercano a potencias liberales de occidente, conquistó las urnas con el 40% de los votos. Su apuesta por seguir rearmando la isla y estrechar lazos con potencias como Estados Unidos, plantea un escenario poco favorable respecto a las intenciones de China, quien se plantea la reunificación con la isla como una “inevitabilidad histórica”. Y por ende, un panorama geopolítico bastante incierto, tenso y frágil en esta importante región del planeta.

África

Por último, el continente africano, caracterizado por una fuerte inestabilidad política, celebrará elecciones en varios de sus países. Todo esto en el marco de un clima político bastante frágil, marcado por varios golpes de Estado durante 2023. Para este caso, serán centrales las elecciones en Sudáfrica, donde los escándalos por corrupción del último gobierno podrían producir un cambio que suponga el fin a la hegemonía política del partido de Mandela. Igualmente, en Senegal, otro de los países más influyentes de la región, habrá elecciones el próximo 25 de febrero. La campaña política en este país se ha caracterizado por el encarcelamiento preventivo del principal líder de la oposición, Ousmane Sonko, quien ha sido acusado de llamar a la insurrección.

En Ruanda, Paul Kagame buscará reelegirse por una cuarta vez, en un ambiente de fuertes críticas por políticas de represión a la disidencia. Y en Sudán del Sur, Salva Kiir deberá cumplir su promesa de convocar a elecciones a finales de año, con el fin de evitar nuevos conflictos con los grupos rebeldes, que ya dejan una cifra de 400.000 muertos. Otros países que tendrán elecciones son Guinea-Bisáu, Mauritania, Ghana, Cabo Verde, Túnez, Mali y Togo.

En definitiva, se trata de un año en el que, dadas las condiciones actuales y lo que se ha venido acumulando a lo largo de las últimas décadas, la democracia será puesta a prueba. A diferentes escalas podremos ver qué tan sólidas o no pueden mantenerse las instituciones y valores democráticos, y cuál es su capacidad para seguir garantizando un orden local y global más o menos estable. La coincidencia global no sería tan decisiva y delicada si en medio no hubiese diversos conflictos y tensiones pululando, con tal capacidad de convertirse todos, en la chispa perfecta que desate un conflicto a escala mundial.

Con todo, y sin ánimos de posicionarnos en el panorama más desastroso, también es preciso anotar que las diferentes elecciones que se celebrarán servirán como termómetro y radiografía del estado del modelo democrático en el mundo. Ello sin duda dejará ver cuáles son las grietas por reparar y los desafíos que urge enfrentar con mayor fuerza y creatividad, si queremos avanzar hacia un futuro que garantice mayores libertades, igualdad, transparencia y gobernabilidad.

En este día...


Ramón

Apasionado del Conocimiento Libre y de las personas. Autor de Software Libre y Comunicación

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *