La pandemia y la situación económica que vive el mundo ha cambiado el cómo se desarrollaban las campañas electorales. Es muy común ver a políticos (al menos mientras dura la campaña) frecuentar zonas marginadas con mayor densidad poblacional y difícil acceso a través de recorridos puerta a puerta con sus brigadas de territorio, esto, para comunicar sus propuestas, socializar futuras obras en el gobierno o conocer las necesidades de la localidad, pero sobre todo para saber quiénes y dónde están esos posibles votos.

¡En este artículo abordaremos cómo unas de las plataformas de detección territorial están entre las principales herramientas que han ayudado a conectar con la ciudadanía durante la pandemia! ¡Sigue leyendo y no te pierdas ningún detalle! 

¿Qué son las plataformas de detección territorial?

Las plataformas de detección territorial están diseñadas principalmente para que los partidos políticos administren y mejoren la eficacia de sus campañas en el territorio digital con ayuda de militantes, voluntarios o encuestadores, usando apps en dispositivos móviles o incluso a través de mensajerías de las principales redes sociales para levantar, en tiempo real, la información de dónde están los votantes, conocer sus necesidades, datos de contacto, quiénes son los líderes barriales, identificar organizaciones ciudadanas, agrupaciones del sector externo, simpatías, etc.

También son muy utilizadas para las campañas puerta a puerta (canvassing en su origen anglosajón) en la socialización de proyectos de gobierno locales como inscripción de ayudas sociales, campaña de vacunación, censos, invitación a inauguración de obras, recolección de firmas o activaciones y movilizaciones ciudadanas.

Chateando con mi candidato favorito

Chatbots puerta a puerta. Territorio digital
Foto de Anton

Una de estas herramientas que incorporan la inteligencia artificial (IA) en las campañas políticas son los chatbots. Son aplicaciones que simulan una conversación con un individuo para responder con comentarios automáticos a través de mensajería de un sitio web o redes sociales como WhatsApp, Facebook, Twitter y Telegram. Su aplicación en el ámbito político le permite al ciudadano o votante comunicarse con su candidato o gobernantes electos sean estos alcaldes, asambleístas, etc, durante las 24 horas del día, cualquier día de la semana, recibiendo respuestas instantáneas a los mensajes enviados, generando una sensación de cercanía y atención personalizada, recogiendo con mayor precisión sus demandas y necesidades ciudadanas.

Un mensaje de texto a través de la web nunca va a igualar a la calidez y cercanía de abrazar o saludar de mano a nuestro votante, pero mientras las circunstancias sanitarias lo impidan, podemos sacarle el mayor provecho a los chatbots, a fin de mantener a los ciudadanos informados de quiénes somos, dónde estamos y qué haremos por su comunidad.

Ventajas de los Chatbots en Campaña electoral

Las campañas políticas van innovando y los políticos deben implementar IA para estar conectados con sus simpatizantes de manera permanente. Luego de la pandemia, el uso de chatbots en campañas políticas y comunicación de gobierno ya es considerado una necesidad porque brinda mayores ventajas a menores costos, como algunas que detallamos a continuación:

* El ciudadano puede proponer qué es mejor para su comunidad

El levantamiento de demandas ciudadanas en las campañas políticas es de gran ayuda para conocer e intervenir en los asuntos que más les afecta.

Sabemos que los espacios de comunicación directa con el candidato son los actos públicos con aglomeración de personas en eventos o mitines complicando la tarea de escuchar las peticiones de cada ciudadano. Con suerte, esas personas al ingresar al evento, alcanzarán a registrar en una hoja de papel sus demandas ciudadanas que quedarán guardadas en una caja en medio de cientos de hojas de registros esperando el turno para que un «digitador» las ingrese en una base de datos y en muchos de los casos, esas simpatías y peticiones ciudadanos no serán tomadas en cuenta.

Con la llegada de la pandemia, las redes sociales y la creación de plataformas digitales para campañas electorales, el candidato puede crear un espacio para interactuar fácilmente en tiempo real con la ciudadanía sin necesidad de tener un contacto directo, logrando que el ciudadano pueda sentirse escuchado, e involucrado en la planeación de futuros proyectos para su comunidad.

* ¿Puerta a puerta digital? Solo es cuestión de “reenviar”

Llegar a una amplia red de ciudadanos o votantes o sin la necesidad de costosos SMS, correo electrónico o visitas en territorio es posible a través de los chatbots. Un ejemplo claro es cómo un mensaje o un video en cuestión de horas o incluso minutos se hacía viral durante la pandemia.

Cuando tenemos una información interesante queremos que más personas la vean, no nos la quedamos, la reenviamos inmediatamente a nuestros contactos porque consideramos que el mensaje también les puede interesar a ellos. El recomendar o correr la voz está en nosotros, y así como en el puerta a puerta tradicional o el llamado «1 x 10», si cada uno de los simpatizantes o activistas digitales compartieran el mensaje a través  de enlaces de noticias y eventos de nuestro proyecto político, la detección de simpatías sería más amplia, optimizando recursos y la información puede estar disponible en tiempo real y poder hacer seguimiento permanente.

La participación en redes sociales se puede medir en base al número de retweets, compartidos, me gusta y comentarios en un post del candidato, pero también en el impacto del mensaje en cada uno de los votantes y/o ciudadanos de la región.

* Los QR como medio de afiliación a un partido

Código QR, chatbots y puerta a puerta digital
Foto de Pixabay

Como habíamos comentado anteriormente, invitar a eventos partidistas, entregar una volante en un puerta a puerta, enviar un email o un sms para dar a conocer las propuestas del candidato o lograr afiliar simpatizantes, no son suficientes.

Los procesos de registros y validación de esas bases de datos que en mucho de los casos son duplicados de otros eventos similares, son muy largos y tediosos con respecto a la rapidez que lleva consigo una campaña electoral, donde se requiere identificar lo más pronto posible en territorio a quiénes votarán por nuestro proyecto, así como a movilizadores, representantes de casilla, representantes para la defensa del voto.  Sin embargo hoy, a través de los chatbots, podemos optimizar estos eventos masivos. Los simpatizantes podrán registrarse en minutos con un QR de un volante o exhibido en la tarima junto al candidato, ver sus propuestas, recibir noticias de sus redes sociales y estar informados en tiempo real del día a día de la campaña.

* Evita la simulación.

Cómo bien sabemos, el obtener información de quiénes y dónde están nuestros votantes son prioridad en las campañas. Muchos de esos datos son recopilados en territorio por sus líderes y operadores encargados de movilizar sus estructuras a eventos del partido y principalmente durante el Día D, para ello veamos estos 4 escenarios:

  • Líderes que dicen tener bases de datos, que las tienen pero no las comparten.
  • Líderes que dicen que las tienen pero no tienen nada.
  • Líderes que sí tienen las bases de datos y las comparten.
  • Líderes que las tienen pero están desactualizadas (lo más habitual)

Considerando esto, ¿cómo podemos medir o asegurarnos de que contamos con certeza esa información? A través de los chatbots podemos no depender únicamente de esas bases de datos para hacer llegar nuestro mensaje, o movilizar a los votantes, sino que por medio de estrategias de territorio digital podemos generar una estructura de redes organizada de manera jerárquica, establecer alcances y responsabilidades por territorio u organización, contactar con esas simpatías, e identificar en red a los operadores territoriales o activistas digitales que hayan involucrado el mayor número de simpatías a nuestro proyecto y recompensarlos por su desempeño.

* Tener una base de datos permanentemente actualizada.

Los chatbots permiten obtener datos de los ciudadanos, como edad, el sexo, la ubicación, situación social o económica e incluso afinidad política, así como los comentarios de lo que les gusta y les disgusta, información valiosa que ayudará a dar forma a las decisiones políticas, crear el mensaje, persuadir y prever futuras campañas políticas.

* Generan menos costos.

Por cuanto no requiere de personal a tiempo completo para la atención directa de los ciudadanos, resulta menos costoso en comparación con un call center.

El futuro

El uso de la IA a través de los chatbots apenas comienzan a alcanzar su máximo potencial. Esto significa que, en la medida en que se vayan desarrollando más tecnologías digitales, los chatbots seguirán contribuyendo con más fuerza en diferentes ámbitos de la comunicación política, y sobre todo, ya es una importante herramienta para la participación ciudadana.

Hoy, su uso permite incluso ejercer un verdadero control electoral en el que solo basta tomar fotos del acta de resultados en la mesa asignada, enviarla a una plataforma segura y encriptada para su conteo general y como respaldo en caso sea necesario defender el voto, así como conocimiento en tiempo real del escrutado del voto por las estructuras partidarias.

En un siguiente artículo hablaremos del uso de los chatbots en el control social y participación ciudadana… y si te interesa conocer más detalles de cómo funcionan los chatbots en campañas electorales, ¡contáctanos!

¡Hasta el próximo post!

En este día...


0 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.